Cómo limpiar aluminio manchado, oxidado o anodizado

Antes de abordar las mejores soluciones para limpiar objetos de aluminio en nuestro hogar, es necesario entender qué es el aluminio.

El ‘ Aluminio es un metal no ferroso y  muy flexible. No está presente en estado puro en la naturaleza, pero se obtiene a partir de minerales de bauxita mediante técnicas electrolíticas.

Gracias a su gran ligereza y maleabilidad se utiliza en muchos sectores: desde la industria aeroespacial hasta la cocina.

Entre todas las características que posee, la durabilidad y la resistencia están las maestras, lamentablemente está sujeta a deterioro, incluso si es posible mantenerla brillante y lo más nueva posible: aquí están los secretos para una perfecta limpieza y pulido de manchas, oxidadas o Anodizado.

Utensilios de cocina y menaje de cocina, ¿cómo se realiza una limpieza perfecta ?

El paso en el lavavajillas está prohibido, para «pulir» tus objetos debes proceder a lavarlos a mano .

En la despensa tienes todo lo necesario para limpiar a fondo el aluminio: jabón de Marsella, vinagre blanco, agua caliente y bicarbonato.

Otros ingredientes que hubieras rechazado y que, en cambio, pueden ser útiles son: jugo de limón, tomate y aceite de oliva. Elige uno y mézclalo (una cucharada por cada ingrediente) con alcohol desnaturalizado.

Incluso la leche ayuda a quitar esas molestas manchas negras, hervir la leche y el agua y frotar con cuidado la olla, ¡como nueva!

Para un perfecto pulido del aluminio, utilizar agua caliente y bicarbonato, frotar el objeto y luego secar con papel de periódico:  la tinta es un excelente aliado que amplifica el resultado.

Si, por el contrario, tu objeto es de aluminio satinado , tendrás que utilizar jabón líquido que, penetrando en la porosidad, podrá eliminar la suciedad.

¿Su problema son los marcos y las ventanas ?

Trátelos como lo hizo con el aluminio satinado (no correrá riesgo de oxidación) porque durante la fase de construcción el aluminio sigue un procedimiento específico, al estar destinado al uso en exteriores, y por tanto sujeto a la intemperie, está mojado y empapado en productos antioxidantes. .

Para limpiar el aluminio , suele ser suficiente quitar el polvo (¡a fondo, claro!). Sin embargo, si no parece suficiente, mezcle agua tibia y jabón de Marsella , alternativamente vinagre blanco o un simple jabón para platos, y frote la superficie . obtendrá el resultado deseado sin mucho esfuerzo como nos cuentan las empresas limpieza en Altea.

¿Cómo se limpia el aluminio teñido y anodizado ?

Proceder con agua caliente y bicarbonato es la solución perfecta.

Con un paño húmedo pasa las manchas ofensivas y deja actuar unos minutos, pasa y aclara la zona, notarás la diferencia.

Si tu mancha está incrustada y es particularmente resistente, prueba con un compuesto más denso, usa un algodón empapado en alcohol y frota, ¡el resultado está garantizado!

Recuerda que las soluciones ácidas ayudan a raspar y quitar la oxidación, mientras que las mezclas más dulces mantienen (o sacan a la luz) el brillo original.

Los expertos aconsejan prestar atención al paso de secado para evitar cualquier oxidación. El lavado de manos, en cambio, garantiza la delicadeza necesaria para limpiar un material tan común como útil.

El aluminio es un material que, como se mencionó anteriormente, se presta a diversos usos, por lo que las soluciones naturales amigables para una limpieza profunda son variadas y, en ocasiones, contrastantes entre sí.

La limpieza de garajes y comunidades no tiene más secretos, ¡solo queda ponerse manos a la obra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *